Crecimiento de la Economía Colombiana

De conformidad con tendencias que pueden identificarse, a partir de series de datos y del estudio de condicionantes del medio externo, se esperaría que la economía colombiana creciera alrededor de un 2.3 por ciento en 2018. Desde luego que las condiciones de déficit fiscal y de déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos estarían afectando. Este último déficit requiere de urgentes correctivos, toda vez que se espera un valor del mismo de -3.5 por ciento para fines de este año.

Las proyecciones apuntan a que la agricultura continuaría con una expansión de cerca de 3.1 por ciento para el próximo diciembre, un poco menor del incremento de 4.6 que mostró para 2017. La minería desafortunadamente continuaría con contracción aunque de menor grado. Para 2017 este sector disminuyó su participación en el total de producción económica de Colombia en -0.5 por ciento y para 2018 este dato se ubicaría en un -0.1 por ciento.

La industria se espera que para 2018 salga de los números en negativo y alcance un 1.4 por ciento de aumento. En esto están influyendo procesos de producción de bienes intermedios en el mercado doméstico, y además de la situación cambiaria. Con un dólar relativamente al alza, se contraen las posibilidades de producción interna y de exportación, dada la estructura de importaciones que tiene el país.

​​

Puede existir un repunte en la construcción, llegando la misma a cotas de 3.1 por ciento para el próximo diciembre. Una situación también de expansión cabría esperar del sector transportes (3.3 por ciento) y del comercio (2.8 por ciento). Especialmente en función de la demanda interna, tienen notable efecto las políticas de ajuste, de contracción económica del gobierno –seguimiento de la regla fiscal, por ejemplo- y de una reforma fiscal regresiva, misma que elevó el IVA de 16 a 19 por ciento.

Es evidente que propiciar una menor demanda interna, constituye un excelente mecanismo de desestimulo a la producción nacional. Se considera que el consumo de las familias constituiría un 64 por ciento del total de componentes por la vía de la demanda en el producto interno bruto (PIB). A eso se le sumaría la hipotética alza de precios en bienes y servicios, como resultado de la eliminación de tres ceros de la moneda, con lo que se favorece una subida de precios por redondeo, en especial en ventas al por menor.

Un factor también decisivo que desde ya, a marzo de 2018, está afectando en la economía colombiana, es el proceso de elección de legisladores, de presidente y de vice-presidente en el país. Es muy probable que mucha de la inversión en la economía real se encuentre frenada, esperando el resultado electoral. La toma de posesión del nuevo gobierno en agosto de 2018 definirá varias condicionantes que serán útiles para la toma de decisiones de los agentes económicos.

Una política expansiva, con responsable manejo de los déficits, sería un factor muy positivo. Si se continúa con ajuste restrictivo, se retrasarán los intervalos para lograr un crecimiento mayor de la economía, con generación de oportunidades vía el empleo y el emprendimiento. Por supuesto que mientras más rápidos se logren mejorar estos indicadores, mayor bienestar podrá generarse entre la población.-

Autor:

Giovanni E. Reyes, Ph.D.
University of Pittsburgh/Harvard

Como citar este artículo: 

Giovanni E. Reyes "Crecimiento de la Economía Colombiana" [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/crecimiento-economia-colombiana-0 (Consultado el 26 de Mayo de 2019)



No te pierdas esto: