NEUROECONOMÍA: EMOCIONES VS RAZÓN

Primary tabs

En un experimento donde se usó FMRi (uno de los estudios posibles a partir de las neuroimágenes) en diecinueve jugadores del Juego del Ultimátum, Sanfey y otros investigadores a nivel internacional investigaron los fundamentos neuro de los procesos cognitivos y emocionales puestos en juego al momento de tomar decisiones económicas. El mencionado Juego del Ultimátum consiste en dos personas tratando de repartirse una determinada suma de dinero: un jugador propone una división y el otro puede aceptarla o no.

Se tomaron imágenes cerebrales sólo a los jugadores respondientes a las propuestas (no a los que las formulaban), donde dichas propuestas a veces eran justas y a veces injustas. Las ofertas consideradas justas (reparto 50 / 50) fueron todas aceptadas, mientras que las ofertas injustas (todas aquellas que implicaban un reparto inferior al 50 / 50 para el respondiente) iban siendo más rechazadas a medida que aumentaba su grado de injusticia (no es lo mismo un 60 / 40 que un 80 / 20). Y a través de dichas neuroimágenes se observó que dichas ofertas injustas activaron áreas cerebrales relacionadas tanto con lo emocional (ínsula anterior) como con lo cognitivo (corteza pre-frontal dorso-lateral). Y en otro dato que es interesante, también se observó que los grados de rechazo de ofertas injustas eran mayores cuando el oferente era un ser humano que cuando era simplemente la computadora (también fueron usadas en el experimento como oferentes), ilustrando que los seres humanos tenemos una reacción emocional superior ante ofertas injustas a partir de otros humanos que ante iguales hechas por computadoras.

Otro hallazgo interesante está dado porque, ante ofertas injustas que luego eran rechazadas, se observó una mayor activación de la ínsula que de la corteza pre-frontal, mientras que las ofertas aceptadas mostraron lo contrario, mayor activación de la corteza pre-frontal que de la ínsula. Esta situación estaría mostrando la tendencia racional / cognitiva de la corteza pre-frontal y lo eminentemente emocional de la ínsula. O sea, habría una competencia en nuestro cerebro, ente ofertas económicamente injustas, entre lo racional y lo emocional, o sea corteza pre-frontal vs. ínsula. Por ejemplo, también se observó que la activación de la corteza pre-frontal se mantuvo constante ante ofertas menos o más injustas, quizás representando lo estable que es la representación mental de una maximización monetaria, mientras que la activación de la ínsula escalaba en función del grado de injusticia de la oferta.

También se observa, ante ofertas injustas, una activación del cíngulo anterior, zona cerebral lindera a la corteza pre-frontal, normalmente activable en situaciones de conflicto entre lo emocional y lo cognitivo, como la de este experimento.

Podemos concluir que dicha observada activación en la ínsula anterior (zona emocional del cerebro) ante tratos u ofrecimientos injustos, sugiere un rol muy importante de las emociones en los proceso de toma de decisiones humana, a pesar del intento de la teoría económica estándar que sugiere que cualquier suma de dinero ofrecida a una persona -sin ningún costo o contraprestación- debería ser aceptada, ya que se maximizan los ingresos netos. Este estudio neuroeconómico sugiere entonces que el ser humano no siempre maximiza en sus decisiones económicas, ya que a veces, aunque el cálculo económico lo aconseje, lo emocional influye, volviendo aparentemente irracional dicha decisión. Pero dicha decisión no es irracional, es simplemente… humana.

Como citar este artículo: 

seblaza (03 de Sep de 2007 - primera publicación: 2007). "NEUROECONOMÍA: EMOCIONES VS RAZÓN". [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/seblaza/neuroeconom-emociones-vs-razon (Consultado el 24 de Nov de 2017)




Temas de Economía: 
Secciones: