El Sistema Nacional de Innovación

Hemos definido la innovación tecnológica, incluidas la transferencia, adopción y adaptación de tecnologías y la difusión y el extensionismo tecnológico, como procesos en que insumos humanos y materiales interactúan para dar como resultado productos (bienes y servicios) nuevos, productos diferenciados surgidos de productos existentes o productos existentes modificados, mediante la utilización o incorporación de tecnologías. Entre tales factores hemos destacado principalmente los siguientes: ideas, investigación científica en universidades y centros de investigación autónomos, actividades de investigación y desarrollo realizadas preferentemente en las empresas, la labor de ingenieros científicos y expertos en gestión tecnológica y de innovación en las empresas y en entidades articuladoras o de intermediación como consorcios tecnológicos, incubadores, brokers tecnológicos y otros que vinculan a todos estos actores y actividades. Son asimismo parte de estos procesos las maquinarias y equipos, los mecanismos e instrumentos de su financiamiento y por fin, constituye un insumo esencial de la innovación la participación del Estado a través de políticas públicas, programas e instrumentos de apoyo destinados a orientar, promover, coordinar y apoyar las diversas actividades que se desarrollan en conformidad al enunciado precedente, además, ciertamente, del régimen institucional y de incentivos económicos que sea capaz de construir y sustentar.

En este contexto, surge de manera natural e inevitable el concepto de Sistema Nacional de Innovación definido como la red de agentes y sus interacciones que están directa o indirectamente relacionados con la introducción y/o difusión de nuevos productos y nuevos procesos tecnológicos en una economía. Esta red está constituida no sólo por los agentes públicos, los que pueden desarrollar o financiar la innovación tecnológica, sino que también por todos aquellos que participan en las diferentes etapas de dicho proceso innovativo en el ámbito privado.

Por una parte está el sistema universitario y el educativo en general, que es la principal fuente de capital humano calificado que participa en los procesos innovativos que se llevan a cabo tanto en las universidades —en sus trabajos científicos— como en las empresas privadas. Por otra parte están las instituciones de carácter científico propiamente tales, alguna de las cuales pertenecen al ámbito universitario mientras que otras están desligadas de éste. Estas instituciones utilizando capital humano calificado, recursos financieros y otros insumos producen generalmente ideas, conceptos, conocimientos en general el cual no necesariamente tiene un directo uso comercial pero que puede servir de insumo para que surjan las innovaciones tecnológicas, proceso generalmente realizado por las empresas.

Como ya hemos señalado, la empresa productiva es el eje y núcleo central del sistema, puesto que es en ella donde se produce y radica la innovación para lo cual se nutre del aporte de intervenciones y actividades que se desarrollan en el curso del proceso innovativo, incluidas las que se realizan en el seno de la propia empresa y de los mecanismos de orientación y apoyo que proporciona el Estado.

Bajo esta visión del proceso innovativo, se pueden distinguir en el Sistema Nacional de Innovación tanto instituciones como sus interacciones con el resto de los agentes. El análisis de cada una de ellas no debe perder esta dimensión sistémica destacando su rol dentro del análisis de las interacciones entre los distintos agentes ya que muchas de estas interacciones no surgen en forma espontánea.

La participación y apoyo del Estado a través de un conjunto de políticas públicas que permitan superar las fallas sistémicas y de mercado descritas, que vinculen y articulen de modo coherente, coordinado y estructurado a los actores del proceso es un elemento clave del Sistema Nacional de Innovación al contribuir al desarrollo de redes y disponer el apoyo de financiamiento y otros incentivos necesarios para lograr estos fines.
En definitiva afirmamos que es necesario contar con un Sistema Nacional de Innovación, cuyo enfoque genere círculos virtuosos que sincronicen, articulen y retroalimenten la interacción entre los factores, superando de ese modo las carencias y limitaciones del que hoy existe de hecho. Asimismo, dado el rol que le corresponde a las políticas públicas, y dada nuestra calidad de país pequeño con recursos limitados y la consiguiente necesidad de establecer objetivos y prioridades, reafirmamos la necesidad de contar con una Estrategia Nacional de Innovación que oriente el accionar del Sistema Nacional de Innovación, abierto a la libre iniciativa empresarial y la libertad del investigador científico.

Como citar este artículo: 

Federico Anzil (20 de Sep de 2006 - primera publicación: 2006). "El Sistema Nacional de Innovación". [en linea]
Dirección URL: https://www.zonaeconomica.com/sistemanacionaldeinnovacion (Consultado el 24 de Nov de 2017)




Innovación para la Competitividad en Chile